Now Playing Tracks

Extraña experiencia

Eran como las 8 de la mañana del sábado, no recuerdo la fecha ni el año exacto, debió ser por el 2010, hace relativamente poco tiempo. En mi mente queda como algo completamente lejano, aunque no por ello su recuerdo es menos vivo. Pareciera como un hecho que me ha seguido por muy poco tiempo y se siente como si lo hubiera hecho por más. 
En ese tiempo vivía en un departamento de la colonia Buenos Aires, una colonia algo conflictiva y vieja que consiste en un montón de edificios multifamiliares al rededor de una sola calle. El departamento era viejo y estaba en la planta baja. Vivía solo, y únicamente llegaba al departamento a dormir.
En general, aunque la colonia no era la mejor y el departamento mucho menos, vivía bastante tranquilo. Iba por la mañana a la universidad y por las tardes hacia lo que ameritara la situación. 
El depa constaba de un espacio común sala-comedor, al costado una cocineta con únicamente lo básico, a la derecha de esta se encontraba el patio de servicio y a la izquierda un pasillo que llevaba al baño y las habitaciones. Mi habitación era la de el fondo a la izquierda. Al entrar a la habitación quedaba directamente frente a la puerta una ventana que daba al corredor del edificio, junto a la puerta, del lado derecho había un espacio que funcionaba como ropero y finalmente en contra esquina de la puerta, se encontraba mi cama.
Como dije, eran aproximadamente las 8 de la mañana de un sábado, iba despertando. La mañana era bastante tranquila comparada con cualquier mañana de entre semana por una sencilla razón. No tenía clases. Desperte gradualmente hasta que fui consciente de mi. Me estiré sin levantarme y tome mi laptop que habia dejado a un lado de la cama para continuar con alguna tarea o lectura. 
Me acomodé en la cama de modo que pudiera manipular la laptop sin perder la cómodidad del sabado por la mañana, la computadora lentamente comenzó a encender. 
Recuerdo estar viendo directamente la pantalla mientras esta se cargaba, justo como lo hago ahora, cuando de reojo percibí un movimiento en la puerta, la cual por la posición en que estaba quedaba directamente atrás de la pantalla. 
Giré la cabeza instintivamente para enfocar el marco de la puerta. No había nada.
-Son mis nervios-
Comencé a abrir los programas y archivos sobre los cuales trabajaba, pasaron unos 5 minutos cuando volví a percibir movimiento en la puerta. De reojo pude ver ahora mas claro, como si alguíen desde el pasillo asomara la cabeza hacia la habitación. Para cuando reaccioné, nuevamente estaba vacío el marco.
Detuve por un momento mis actividades en la computadora y me dediqué a frotarme los ojos, probablemente no era mas que una lagaña o un efecto de recién despertar. Me estiré y continue con lo que estaba. 
Sucedió por tercera vez. En esta ocasión no reaccioné impulsivamente para voltear. Me quede viendo la pantalla y de reojo poniendo atención en la puerta.
Una cabeza, sin duda, se asomaba y me veía. Aún hoy siento un escalofrió al recordar ese momento, En un instanté decidí voltear suavemente hacia la puerta, manteniendo la calma. Esta vez pude ver directamente una silueta que al percatarse de mi mirada, volvió a ocultarse en el pasillo.  
Me quedé paralizado, y peor aún cuando caí en cuenta de que, por costumbre, toda mi vida he dormido con la puerta cerrada. Estaba abierta, y era la única manera de que alguíen se asomara desde el pasillo.
Sin pensar nisiquiera con lógica mi prioridad se volvió cerrar la puerta. Me paré y deje la laptop junto a la cama y me dirigí a cerrar la puerta, tan rápido como pude. 
Tome la puerta con mi derecha y la empuje para cerrarla. Se detuvo a medio camino. Es decir, algo la detuvo. Al go excesivamente fuerte me impidió cerrarla. Invisble. 
El peor terror que he sentido nunca es hacía lo que no puedo explicar con lógica. Es muy diferente a sentir terror por un asaltante o por un choque por una simple razón, el asaltante es completamente real y esta incluído dentro de lo que nuestra mente puede catalogar como posible. Una puerta detenida por la nada hace que se derrumbe cualquier noción de entendimiento o escenario posible. 
En el momento que algo detuvo la puerta mi subconsiente y mi conciente llegaron al mismo acuerdo en el mismo instánte. 
-Esto ya valió - 
Comenzé a empujar con mucha fuerza, con toda mi fuerza y desesperación, con todo mi miedo, y no fuí capaz de mover un milímetro el pedazo de madera. A diferencia de empujar la puerta contra una persona, o digamos, un animal, existen momentos en los que la puerta cedería un poco, es decir, la fuerza no es constante, se siente y se infiere entonces que la estamos empujando contra algo vivo.  O contra algo que no es excesivamente mas fuerte que uno mismo. 
Era como si estuviera empujando una pared. 
En mi desesperación, intentaba ver que había al otro lado de la puerta. No había absolutamente nada. Después de unos instántes intentando cerrar la puerta, caí al suelo. No se como fue que perdí el equilibrio. Simplemente me caí. 
Ya en el suelo la desesperación era otra. Me intente levantar. Algo jalo de mis pies hacia el pasillo. Digo algo, por que no fue una manó ni una garra. Simplemente una fuerza invisible, similar a la que detenía la puerta comenzó a jalarme sin ningún problema hacia el pasillo. 
Logré detenerme del marco de la entrada, pero no por mucho tiempo, era demasiado fuerte y demasiado violento. 
No grité, no lo intenté, tal vez por que era obviamente inútil. Concentré mi fuerza en encontrar de donde detenerme, pero no lograba mucho. Me fui asíendo a los siguientes marcos hasta llegar al del baño, que era el último antes de unos 3 metros más de pasillo liso y luego la sala, y luego quien sabe que más. 
A estás alturas cualquier explicación lógica estaba fuera de contexto, por lo tanto, la naturaleza del fenómeno era un enigma. 
Un demonio, si, esto es un demonio. Es el diablo. Es el pinche diablo. Como por automático me puse a rezar, la única manera que se me ocurrió o se me inculcó como posible para vencer al diablo. 
El rezo salió sorprendentemente claro en mi. Mientras recitaba toda oración que recordaba, logré ser consciente de mi. A partir de este punto, las sensaciones se vuelven muy difíciles de describir. Tuve fe en mí, y mi actitud se volvió hostil hacia el fenómeno. Recuerdo que me le deciá que no iba a poder conmigo. Que no era nadie. 
No sé si fue directamente la secuencia incongruente de oraciones desesperadas o la seguridad que estas me dieron. Deje de sentir la fuerza que me jalaba. Recuerdo el piso helado y mi cuepo agotado en el oscuro pasillo. Me desmayé. 
Desperté nuevamente en mi cama, no se cuanto tiempo después. Aliviado. Con miedo aún, pero muy aliviado de que hubiera sido un sueño. 
Me sente en el borde de la cama y me lleve las manos a la frente. Reflexioné sobre lo que pasó. Comencé poco a poco a recordar todo y ordenarlo en mi mente. Era muy claro. Fuí como avanzando hacia atrás en la serie de sucesos, hasta que llegué al principio. Cuando la silueta se asomaba por el marco de la puerta.
Instintivamente busque la puerta con mi vista. Estaba abierta.
La computadora también estaba prendida. Con los programas y archivos donde los dejé. 

Como conseguir una infracción…

Seguramente usted se encuentra aburrido de su vida insípida y monótona. Y en alguno de esos instantes habrá estado contemplando varias opciones para animarla y hacerla un poco mas, digamos, difícil. Hay veces que a uno le dan ganas de ser estúpido para luego arrepentirse y decirse a si mismo, tenia razón, si puedo ser estúpido.

La solución es sencilla. Consiga una multa por exceso de velocidad. Son perfectas. Por una parte nos recuerdan nuestra naturaleza testaruda, “pero ahí andaba, pisandole”, nos dan esa dosis perfecta de adrenalina, la cual mezclada con un poquito de estupidina, nos llevan a un estado de goce total. Nos quita nuestro dinero! Que tanto nos ha estorbado siempre. Por fin tenemos la oportunidad de invertirlo en el gobierno ya que no pagamos impuestos. ¿Qué acto mas nacionalista? Utilizar tus recursos para obtener una multa y así invertir en el progreso de tu nación. Que bello. Y no se olvide, estimado lector, de que aparte de todas estas ventajas, recibirá un pequeño reconocimiento firmado a puño y letra por un verdadero oficial de tránsito. La perfecta combinación entre la letra de doctor y la ortografía de una carrera educativa truncada tempranamente. ¿Qué mas puede usted pedir?. Aun lo mas remarcable: nos regresan a la realidad.

Pero, lo mas importante, claro está, es conseguir la multa. Así que aquí doy algunos consejos, que si bien, no son absolutos, le pueden ayudar a usted y sus amigos a conseguir una bella infracción por exceder el limite de velocidad fijado.

Primeramente, necesita usted un automóvil. De preferencia propio.

En segundo lugar, el automóvil debe ser lo suficientemente veloz como para superar el límite de velocidad permitido. Esto en algunos casos puede llegar a ser un dolor de cabeza. Para ello también deberá escoger el camino a el cual se le romperá el limite. Es importante tener en cuenta ciertas consideraciones. Por ejemplo, la potencia de su automóvil, el tipo de camino (mientras más posibilidad de ser visto, mejor, poco caso tiene buscar una infracción en una zona desierta), la fluidez del trafico (es casi imposible obtener una infracción en un embotellamiento), el clima debe propiciar el buen desempeño del vehículo, las tardes soleadas son mis favoritas. En fin, en el mejor de los escenarios usted se encuentra en una autopista a las afueras de una ciudad mediana – grande, aproximadamente a las 2 pm, en un día soleado y de preferencia entre semana (hay mas patrullas).

¿Ya tiene su vehículo y su camino? Perfecto. Ahora necesita algo de motivación. En mi opinión, la mejor motivación para el exceso de velocidad entra por los oídos. Escucho usted bien. Por los oídos.

Será casi imposible sentir la necesidad de pisar el acelerador si usted escucha baladas románticas. Respeto todos los gustos musicales y personalmente me gusta casi todo tipo de música, pero para esta situación debemos dejar de lado las baladas y los valses.

Sirve muy bien para este fin cualquier música que tenga un ritmo agresivo y progresivo. Recomiendo ritmos entre 110 y 145 bpm (Golpes por minuto, por sus siglas en inglés). La melodía en determinado momento se puede considerar prescindible (sea el caso de algunos géneros electrónicos). Aunque yo prefiero una buena combinación de ambos (Ritmo y Melodía). Para mi funciona de manera casi mágica el rock n’ roll, el trance y, algunas piezas clásicas. Sirvan de ejemplo Mozart y algo de Wagner.

Ya tiene todo lo necesario para conseguir una buena infracción, solo le recomendaría invitar a un amigo con poca inteligencia que lo incite a mantener el pie en el acelerador. Si no tiene amigos, no se sienta mal, lo puede hacer usted solo aunque causará algo de lástima en los oficiales que tenga el honor de conocer. Recuerde mantener siempre la cabeza fría y atenta en el camino

.

Evite bebidas alcohólicas. En algunas otras bibliografías se han manejado como parte fundamental del exceso de velocidad, esto es en parte correcto, pero no son nada recomendables. Usted busca una infracción por exceso de velocidad, no un accidente o una infracción por manejar en estado inconveniente. Supongo que tampoco desea vómitos en su vehículo. Ya en su momento hablaremos de como obtener multas por conducción en estado de ebriedad, daños a la moral y orden público y hasta una merecida noche en los separos de su comunidad.

Espero esta guía le haya sido de utilidad y la utilice con responsabilidad. Si al momento de ver la patrulla usted siente la necesidad de bajar la velocidad, no se preocupe, es un reflejo instintivo con el que nacemos todos los seres humanos y es completamente natural. Si se ve en esta situación, le recomiendo memorizar estas palabras y repetírselas en voz alta: “Mi vida es aburrida, necesito esto”. Si usted va con un amigo, comente la situación, si va solo, intente no llorar.

Calaveritas

Conversacion con mi prima Alejandra el dia de muertos.

Alegría Buendía

Yo hago calaveritas…. Mato gente y me espero unos meses y ¡Voilá!

Joako Freestylee

eso dijo la muchacha, sin saber que la calaca… ya venia por esas piernas flacas

Alegría Buendía 

flacas?! ¡falacias! la flaca viene a por las tuyas muchachón. Allá la veo cerca de tu jacal esperando que te acabes el tamal; pero no te apures, yo te llevo tus veladorcitas al panteón.

Joako Freestylee 

mejor visítame en león, que para el panteón aun falta un buen ratón…y de flacas y falacias mis piernas no tienen figura… mas bien… pura negrura y sin pintura

Alegría Buendía

mira nada mas que ricura, visitarte en león; me llevo a la flaca y bailamos un danzón; sirve que con nosotros hace una excepción, chance y de la lista borrre nuestro renglón.

Joako Freestylee 

a la ricura y el danzón, no negará la invitación… pero deso de la excepción, pues es su profesión… mas no la invites y luego no vengas, por que de dejar plantada a la parca, luego en mas renglones nos marca…

We make Tumblr themes